viernes, 21 de julio de 2017

Comunicación y el sí mismo reflejado

El concepto de Looking-Glass Self, ("sí mismo espejo" o "sí mismo especular"), fue acuñado por el ingeniero y sociólogo estadounidense Charles Horton Cooley (1864-1929), como parte de su aproximación a la idea de identidad e interacción social que se forma en cada individuo dentro del tejido de relaciones sociales, y donde la comunicación es clave para la construcción de la personalidad socializada.  

Esta idea está ligada a la de autoestima y describe el desarrollo de uno mismo y de la propia identidad a través de las interacciones interpersonales en el contexto de la sociedad. Cooley aclaró que la sociedad es un entretejido de yoes mentales. El término "sí mismo especular" fue explicado por primera vez en su obra, Human Nature and the Social Order en 1902. Es interesante porque es uno de los primeros teóricos que construye un pensamiento social alrededor de la comunicación, aún sin estar definida ésta de la manera como se haría varias décadas después. 

Para Cooley, la base de la organización social radica en la comunicación directa interpersonal. Es en el face to face ("cara a cara") donde se fraguan los grupos primarios, la supraindividualidad que genera naturaleza social. La familia, el barrio, el equipo deportivo, los grupos, marcan el espacio donde se fragua la dimensión social del yo, los éxitos y los fracasos, las ambiciones y los anhelos. Cooley afirmó que "The mind is mental", un juego de palabras ("la mente es mental") para decir que "la mente humana es social". Desde el momento en que nacen, los humanos se definen dentro del contexto de sus interacciones sociales. El niño aprende que el símbolo de su llanto provocará una respuesta de sus cuidadores, no sólo cuando necesiten cosas tales como alimentos o un cambio de pañal, sino que también es un símbolo que indica a los cuidadores que el niño necesita atención. Así, una creciente solidaridad entre la madre y el niño es paralela a la creciente competencia del niño en el uso de símbolos significativos. Este desarrollo simultáneo es en sí mismo un requisito previo necesario para la capacidad del niño para adoptar las perspectivas de otros participantes en las relaciones sociales Y, por lo tanto, para la capacidad del niño para desarrollar un ser social. De aquí nace la construcción simbólica comunicacional, que veremos en la próxima publicación.


jueves, 20 de julio de 2017

Ciberterrorismo

En la publicación de ayer hablé sobre la idea de "ciberguerra", un combate que puede producirse en la Web, vía internet, contra los sitemas de administración e información de los paises, por grupos considerados enemigos de cualquier nación. Paralela a esa guerra cibernética, existe también un llamado "ciberterrorismo". Este es un modelo de agresión en menor escala y más focalizado, y por su forma de hacerse, más dificil de prevenir y rechazar. Los ciberterroristas pueden atacar de manera inesperada y con relativa facilidad. 

Cabe preguntarse, ¿quién puede ser un ciberterrorista? Podría ser un joven de 15 años en cualquier parte del mundo que, como hobby, decide hackear un sistema crítico porque encontró una falla en el mecanismo de seguridad. O un fanático religioso, o un activista político, o un resentido contra el stablishment. En realidad cualquier individuo que entre ilegalmente a un sitio de internet, utilice una clave electrónica sin estar autorizado, o inclusive aquel que no proteja su computadora contra el hackeo, teniendo información importante, podría ser considerado como ciberterrorista. Esto hace complicado para los gobiernos su defensa. Como un gobierno no puede entrar en conflicto con cada potencial "ciberterrorista", se ha propuesto llegar a algún tipo de pacto internacional mediante el cual cada computadora personal debería estar protegida y actualizada con todos los antivirus, de lo contrario "sería eliminada". Pero naturalmente esto atenta contra las leyes de los diferentes países, y genera conflictos con la libertad y la independencia individual.

Se sabe que han sucedido ataques cibernéticos en los últimos años. Más aún, han proliferado los informes de supuestos ciberataques que penetraron objetivos militares, industriales, de inteligencia y de seguridad, entre muchos otros, procedentes de y en contra de varios países, de los que no se tiene certeza y que no se conoce de sus consecuencias. Lo que sí no se duda es que aunque la ciberguerra puede no haber empezado, el campo de batalla parece estar minado. Y los ciberterroristas son los más peligrosos combatientes.


miércoles, 19 de julio de 2017

¿Ciberguerra?

Hace unos, días, ya en Julio de 2017, el subsecretario de Defensa de Estados Unidos, William J. Lynn presentó la primera Estrategia para Operar en el Ciberespacio, un programa con miras a proteger a su nación de un potencial y devastador ataque en la red contra su infraestructura crítica, sistemas clave y otros intereses físicos y electrónicos. En tal sentido, afirmó que los ataques al sistema estdounidense son constantes y están creciendo en frecuencia e intensidad. Están en capacidad de destruir estructuras físicas y sistemas operacionales, paralizar ciudades y generar millonarias pérdidas, inclusive costar vidas. Pero los instrumentos de todo este posible caos no son balas, bombas o tanques; son "bits y bytes". 

Para el Pentágono, el ciberespacio se h convertido en un campo de operaciones igual a la tierra, el mar, el aire o el espacio exterior, y, por ende, igualmente sujeto a ser escenario de maniobras defensivas y, si es necesario, ataques preventivos y represalias. Toda una ciberguerra. Según este punto de vista, los ataques cibernéticos serán un componente significativo de cualquier conflicto futuro, ya sea que involucren naciones principales, estados forajidos o grupos terroristas. Curiosamente, esta posición es compartida por muchas otras grandes potencias. Ya se sabe que China está siempre abocada al control de la internet, de los sitios Web sospechosos y de las redes sociales. Igualmente los rusos se han convertido en maestros del manejo del ciberespacio, tanto bajo el control del gobierno como sin el. Igualmente en algunas otras naciones del mundo hay un cierto temor a los ataques informáticos, sabiendo que la Web se ha convertido en una telaraña casi inconmensurable e incontrolable.

No osbtante, algunos expertos consideran exagerado el temor a una ciberguerra. Realmente no es como una guerra atómica, porque aún es muy difícil imaginarse un ciberataque que sea tan costoso y peligroso como una guerra convencional, al estilo de Siris, Irak o Afganistán. Claro, un hecho de "ciberterror" podría paralizar un país por unos días o unas semanas, pero sin causar los destrozos materiales de un bombardeo. La cosa se complica si se producen ambos tipos de agresiones de manera simultánea. 

Aunque una ciberguerra a gran escala no parece hoy posible, sin duda muchas naciones han asumido que el componente defensivo de una estrategia preventiva es esencial, pues un país no podría estar inoperable unos días durante ciertos momentos críticos. El problema es que los elementos de la ciberguerra son muy baratos y transferibles, por lo que el peligro está siempre latente, cada día más.


lunes, 17 de julio de 2017

La estética del Dr. Seuss

Theodor Seuss Geisel (1904-1991), escritor y caricaturista estadounidense, conocido por sus libros infantiles escritos bajo el seudónimo de Dr. Seuss, publicó más de 60 libros para niños, que a menudo se caracterizan por sus personajes imaginativos, sus rimas extrañas y también por sus ilustraciones e imagenes muy originales. Ciertamente, por sus estructuras gramaticales a veces intraducibles, no había sido un autor tan conocido en países de habla no inlgesa, pero la misma industria cultural reciente se ha encargado de difundir sus historias, personajes y, sobre todo, su estética visual.

Dr. Seuss escribió, a mediados del siglo XX, libros tan populares El Lórax (The Lorax), Cómo el Grinch robó la Navidad (How The Grinch Stole Christmas), que tiene como personaje principal al Grinch, y El gato en el sombrero -también conocido como El gato garabato- (The Cat in the Hat), con su famoso gato "ensombrerado". Las tramas y los personajes son curiosos y originales, y las ilustraciones realizadas por el mismo Dr. Seuss son más características aún. 

Usando cuentos e imágenes surrealistas, las obras del Dr. Seuss despiertan la imaginación de los lectores, que se ven motivados a reflexionar sobre ciertos temas esenciales, como el deterioro del medio ambiente o el desarrollo de la propia identidad. El constante juego de palabras convierte sus textos en obras casi incomprensibles en otras lenguas. Esta es la estética creada por él mismo: un conjunto de tramas, palabras y visualizaciones que han sido replicadas tanto en los medios impresos como en los audiovisuales; en especial, por el cine. A partir de su muerte, su viuda, Audrey Geisel, quien maneja los derechos de las obras, aprobó versiones de sus historias, tanto con actores reales como en animación.

En el cine se han reproducido fielmente sus formas: las figuras del Dr. Seuss son usualmente redondeadas y de hombros algo caídos. Por otro lado, la mayoría de los edificios o aparatos mecánicos que dibujó Dr. Seuss evitaban las líneas rectas. Asímismo, ninguna caricatura tiene una sola línea recta, a pesar de que la figura pueda tener piezas rectas en la realidad. Él disfrutaba dibujar objetos muy elaborados arquitectónicamente, lo cual se ve en su amplia gama de palacios, rampas, plataformas y escaleras eléctricas, que están entre las más recordadas de sus creaciones. Todo esto conforma su estilo, que ha sido reflejado en las películas que vemos hoy, realizadas con tecnología digital.

http://ciberestetica.blogspot.com/2016/01/el-lorax.html










domingo, 16 de julio de 2017

Arte y Estética Digital según Roncoroni

El profesor peruano de origen italiano Umberto Roncoroni, miembro docente de la Universidad de Lima, ha trabajado el tema de la tecnología, el mundo digital y la cultura cibernética, desde una óptica filosófica comunicacional, sin perder de vista el cómo la infomática nos está cambiando muy rápidamente, sobre todo en Latinoamérica. Se preocupa por carácter universal y globalizado que han alcanzado los diferentes softwares, con tal velocidad que no ha dejado que se produzcan trabajos teóricos que delineen a cabalidad la esencia y los alcances de esta herramienta.

En su libro de 2009, Arte y Estética Digital. Estudios y críticas desde Latinoamérica, analiza la forma en que los medios digitales están modificando la forma de crear y comunicar. Las tecnologías de información obligan a ver estos cambios desde una perspectiva cultural. Sin embargo, la naturaleza de esta influencia se ha explorado solo superficialmente: es que la comprensión de lo digital, nublada por la sombra de sus efectos especiales, requiere un dominio coordinado de lo científico, de lo tecnológico y de lo estético; con una estética que, además, tiene que ser radicalmente diferente a la del pasado.

Roncoroni, que es el organizador de “Artware”, la bienal de arte digital de Lima, trabaja la relación de las computadoras con el arte y la educación, y demuestra que solamente una aproximación interdisciplinaria puede enfrentar con éxito las manipulaciones de los superpoderes de la tecnología digital, que parecen anunciar una crisis irreversible de la creatividad humana. Por lo tanto, él invita a plantearse una serie de cuestiones, que van de la muerte del arte a la vida artificial, con el fin de diseñar una "arquitectura de la interacción", entendida no tanto como concepto informático sino, más bien, como comunicación e intercambio entre sujetos y conocimientos. 

Afirmó en 2012, en una ponencia en la Universidad de Medellín, Colombia: "Dentro estas dinámicas el arte digital no debe considerarse un nicho, o un nuevo “ismo” artificial e innecesario, más bien se presenta como posibilidad de un nuevo paradigma artístico (al mismo modo de lo que pasó con la fotografía). A pesar de esto, no estoy del todo seguro que el arte digital alcanzará realmente su potencial de ruptura cultural, estética y filosófica. Hay demasiados intereses corporativos e institucionales que hacen que los conceptos de arte, de artista, de obra, de autor, de lector, de museo etcétera, se mantengan en los dominios tradicionales, aunque estos se encuentren desde hace tiempo sin sentido". Como se ve, es todo un tema para discusión, que hoy está en plena evolución.



sábado, 15 de julio de 2017

El trabajo multimedia de Yugo Nakamura

El diseñador japonés Yugo Nakamura, nacido en Nara en 1970, estudió ingeniería, arquitectura y diseño paisajístico en la Universidad de Tokyo, pero luego se especializó en el campo de la gráfica, aunque sin abandonar sus raices como ingeniero (se destaca en el área de construcción de puentes). Actualmente es director creativo de algunas agencias gráficas y trabaja por su cuenta en la interacción de ambientes digitales conectados. 

Hacia la década de 1990, aún estudiando, comenzó a interesarse por los productos interactivos y la internet, por lo que empezó a crear interfaces sencillas con efectos basados en la memoria, el tiempo y la aleatoriedad. Fue desarrollando su estilo, y hacia 2003 formó parte del movimiento Los nuevos amos del Flash, en alusión a ese programa de animación por computadora. Nakamura habia ideado imágenes fluidas, naturalistas, que demostró cuan poderosa herramienta de creación Flash 4 podría ser. Diseñó un sitio Web que llamó "MONOcrafts" y que fue el producto de casi una década de experimentación y trabajo informático.

Yugo Nakamura ha ganado premios internacionales, tanto en el campo del diseño como en el de la publicidad. Es conocido también como Yugop, y así se llama si sitio Web. Como se desempeña en diversos campos, se ha adpatado a la tecnología multimedia, y es por eso que varias de sus obras tienen esas cualidades, incorporando sonido, animación e interactividad. Algunas de sus propuestas, acá:

Desingn: una aplicación que ayuda a realizar una composición en forma de collage con el nombre que se ha ingresado en el campo de búsquedas.



Ecotonoha: un libro de visitas virtual, en forma de arbol ramificado, que crece a medida que los usuarios lo firman.



Nagoya Website: el sitio Web del Instituto de diseño de Nagoya, Japón. Un sitio virtual conformado por dos "ruedas" dinámicas que permiten hacer coincidir a cada diseñador sobre su obra realizada.



Dropclock: un salvapantalla en cámara lenta, que se desenvuelve dinámicamente mientras la pantalla no está en uso, con la hora variable y otros datos.



En su sitio Web hay aún más de sus obras y sus experiencias, así como el currículo y algunas de sus novedosas ideas. Ver: http://yugop.net/info/

Gracias a Diarelys Oviedo por sus datos sobre la obra de Yugo Nakamura

viernes, 14 de julio de 2017

Objetivismo y experiencialismo (y 4)

Tal como vimos en las tres publicaciones anteriores, las concepciones filosóficas objetivistas y experiencialistas son formas de abordar la comprensión del conocimiento, y en particular, los teóricos de la Lingüística Cognitiva, ya explicada, asumen la posición experiencialista sobre la objetivista para sustentar su análisis del estudio de lenguas y lenguajes. Naturalmente, estas no son las únicas formas de enfocar el problema, pero para los más notables cognitivistas (por ejemplo Ronald Langacker y George Lakoff), esta es la metodología más adecuada. Según los autores María Joseph Cuenca y Joseph Hilferty, que hacen una introducción a estas teorías, lo que define la diferencia entre una metodología y otra son ciertos aspectos básicos del enfoque, tal como lo señalé en la publicación anterior, como algunos que a continuación describo. 

Para los objetivistas, según este análisis, el pensamiento es atomístico, es decir que puede ser descompuesto en bloques de construcciónsemiótica (por ejemplo, los símbolos utilizados para pensar), que se combinan en unidades más complejas que se manejan por principios de manipulación semántica. Para los experiencialistas, el pensamiento tiene propiedades gestálticas, y por lo tanto no esa tomizado sino holístico. Los conceptos mentales tienen, en consecuencia, una estructura global que es más que la suma de los bloques de construcción conceptual. 

El objetivismo mantiene la postura de que todo pensamiento es lógico, en el sentido filosófico del término; es decir, puede ser formalizado de manera precisa por sistemas como la matemática. Para el experiencialismo el pensamiento es imaginativo, lo cual explica la capacidad de nuestro pensamiento para entender abstracciones más allá de lo que podemos percibir. En resumen, la estructura conceptual sólo puede describirse usando modelos congnitivos (relativos al conocimiento) y no a partir de valores de verdad como los utilizados en la lógica proposicional.

Estas ideas son las que ayudan a abordar el concepto de lingüística cognitiva como modelo funcional, no formal y basado en el uso del lenguaje. Por supuesto que esta propuesta está respaldada por diferente enfoques teóricos, prácticos y demostrativos, que escapan al inetrés de este blog, pero su extrapolación semiótica es interesante porque permite entender los lenguajes más que como procesos lógicos, como hechos sociales, de aprendizaje y conocimiento. Hecho fundamental en este ciberespacio tecnologizado de hoy.    
   

jueves, 13 de julio de 2017

Objetivismo y experiencialismo (3)

Continuando con el tema de las dos publicaciones anteriores sobre objetivismo y experiencialismo en la lingüística cognitiva, tal como lo explican los autores María Josep Cuenca y Joseph Hilferty, tenemos que para su definición se ha tomado un análisis de la naturaleza cognitiva del lenguaje que adopta un punto de vista experiencialista, en lugar de uno objetivista. Los teóricos estadounidenses George Lakoff y Ronald Langacker hablan de realismo experiencial. Para diferencias ambas formas de pensamiento, se pueden destacar algunas consideraciones:

Para los teóricos objetivistas, el pensamiento implica un manejo mecánico de símbolos abstractos, que adquieren su significado por correspondencia directa con el mundo exterior. En cambio para los experiencialistas, el pensamiento va más allá de una manipulación de signos abstractos. Tiene una estructura "ecológica", en el sentido de que la eficiencia del pensamiento cognitivo depende de la estructura general del sistema conceptual, y no simplemente operaciones entre símbolos aislados.  

Como consecuencia de esto, desde la posición objetivista la mente humana es una especie de "espejo de la naturaleza", por lo que el pensamiento es abstracto e independiente de las limitaciones físicas humanas (y sus sistemas perceptuales o nerviosos). Por el contrario, para el experiencialismo, las estructuras que constituyen nuestros sistemas conceptuales de pensamiento, surgen de la experiencia del cuerpo humano y tienen sentido según ellas se producen y acumulan. Lakoff y Langacker remarcan el "carácter corpóreo" del lenguaje. El centro de nuestros sistemas conceptuales se basa directamente en la percepción, en el movimiento, en la experiencia física y en la socialización.

En la próxima publicación veremos qué implicaciones tiene esto en la definición del pensamiento, y cómo el objetivismo y el experiencialismo ven la cognición del lenguaje. 

miércoles, 12 de julio de 2017

Objetivismo y experiencialismo (2)

En el libro Introducción a la lingüística cognitiva, los profesores María Josep Cuenca y Joseph Hilferty explican los modelos y contenidos que definen la llamada Lingüística Cognitiva, que es aquella que entiende al estudio de las lenguas y lenguajes como formas ligadas al conocimiento individual, y no autónomas respecto a los mecanismos de procesamiento conceptual expresivo. Ahora bien, esta aproximación se liga de alguna manera a los conceptos de ciencias cognitivas, que son aquellas cuyos paradigmas intentan conjugar campos existentes del saber actual (como la psicología, la antropología, la filosofía, la informática, la neurología y la misma lingüística) en un conjunto que explique el complejo proceso de relación entre conocimiento y pensamiento durante la resolución de problemas de representación mental: aprendizaje, lenguaje, razonamiento e intelectualización.

Las vías para abordar esta metodización, tienen que ver con dos ramas del pensamiento filosófico que se conocen como objetivismo y experiencialismo. En particular, las formas más reconocidas de lingüística cognitiva recurren al experiencialismo. Para diferenciar ambas, Cuenca y Hilferty hacen la siguiente comparación:


CONCEPCIONES DEL PENSAMIENTO


En las siguientes dos publicaciones, haré la descripción y análisis de cada una y su aplicación a la lingüística cognitiva.

martes, 11 de julio de 2017

Objetivismo y experiencialismo (1)

En el campo de la lingüística, se maneja una teoría que se denomina la Lingüística Cognitiva, que formulada hace ya unos 30 años, significa una propuesta original para el estudio del pensamiento y sus expresiones, en particular a través del lenguaje. Si bien esta proposición asume algunas de las formas de escuelas de análisis precedentes, como el estructuralismo o el generativismo, considera al lenguaje como una facultad inherente al individuo y que como tal, debe aludir a los aspectos neurolingüísticos, psicolingüísticos, sociolingüísticos y antropolingüísticos que hacen posible el funcionamiento del lenguaje como una herramienta de cognición, representación, comunicación e interacción entre las personas.

Partiendo de la idea de que la Lingüística es la disciplina o ciencia que estudia el lengiaje humano y las lenguas (habladas o escritas), un grupo  de teóricos de los años 1980 y 1990 propusieron un enfoque de análisis basado en el conocimiento como eje de estudio. La Lingüística Cognitiva es, entonces, un movimiento de lingüística que concibe el lenguaje como un fenómeno integrado dentro de las capacidades cognitivas humanas. Curiosamente los pioneros de esta tendencia vienen del mundo anglosajón: Mark Turner, George Lakoff, Mark Johnson, Ronald Langacker, Leonard Talmy, y el francés Gilles Fauconnier. Dos autores importantes más recientes, Joseph Hilferty y María Josep Cuenca también han aportado a la difusión de esta escuela. En el libro de ambos autores, Introducción a la lingüística cognitiva, de 1999, se explican muchos de los aspectos que esta escuela propone, siendo el primero el que corresponde a la distinción entre la corriente objetivista y la experiencialista de manejo del pensamiento. Sobre el sentido de ambos puntos de vista, es a lo que se dedicarán las próximas tres publicaciones de este blog.